El perro y la rosa

****

Era un hombre solitario

Y su perro al que odiaba

Una rosa aparecía

Depositada en su cama 

***

Fueron pasando los días

Y una rosa en la mañana

Justo en el mismo lugar

Siempre la rosa allá estaba

***

el hombre no daba crédito

Al perro se lo culpaba

¿por qué no vigilas bien

quien invade mi morada?

***

Nunca te podré querer

Le dijo al perro con saña

Y en pocos días observó

Como el perro se enfermaba

***

El animal falleció

Al despuntar la mañana

Nunca más apareció

La rosa en aquella cama

***

No puedes negar amor

Aquel que te entrega el alma

Sin ninguna condición

Por un poco de pan y agua

***

Así pasa con nosotros

cuando dicen que nos aman

que somos tan engreidos

que nos quedamos sin nada

 

*****

Alexis

Nunca es bueno despreciar lo que la vida nos brinda por eso es mejor observar antes de determinar.

¿O no? ¡Pues eso!