*¿Se han visto frustrados tus intentos de responder alguno de mis delirios?… ¿Quién pregunta?… ¿Acaso tu no formas parte de mí? deberías saberlo.

*Siempre apareces cuando percibes un atisbo de tristeza, no entiendo tu afán de acrecentarla, y lo que es peor, comunicarte conmigo para que mi angustia sea mayor, ¿a ver si después de todo mi real ánimo es responderte…? ¿O todo esto forma parte de tu "Santísima" "Voluntad"?  

*Para no caer en el error mas común que podría darse en una de estas dualidades de mi status mental, comenzaré expresando mi preocupación del  regreso a esta doblez y turbador estado, es decir, tengo la necesidad de comunicar y no puedo, algo que en ocasiones se me hace tan sencillo, en los últimos tiempos la expresión se me torna tan difícil como la propia respiración, lo mas reseñable es que los argumentos se multiplican en el día a día, y como tal fluyen en mi cerebro con la precipitación brutal de una inquietante quietud, formando un colapso general, dando lugar al efecto negativo de olvidar el final de una oración antes de conseguir expresar la mitad de la misma.

*Seguramente todo y cuanto aquí expreso no será de mucho interés, quizás es posible que me adjetiven aquellos que en algún momento de padecer estas crisis, haya sido capaz de sumergirse en su interior buscando respuestas.

*Probablemente todo sea debido a factores que inciden en los acontecimientos que se den lugar en el entorno que padece el individuo, y se agudizan en función de lo directa o indirectamente que se impliquen con el sujeto.

*Obviamente entorno del que mi otro yo, y aún siendo en una ínfima parte tiene su protagonismo, para que no haya interpretaciones erróneas, solo trato de indicar que el tiempo que dedico a reflexionar sus raquíticas insinuaciones, queda inquirido por lo que para mi es un espectro.

*Bien es cierto que algunos hechos negativos ocurridos últimamente, seguramente sean los culpables de mi falta de aptitud, de mi apatía mas generalizada, de esa falta de fuerzas que me confunden, haciéndome caer en esta sintomatología enfermiza, esa confusión que por momentos trato de remediar refugiándome en las pócimas mas triviales, con el terrible resultado de que los efectos son mas perniciosos que la viva realidad, efectos que lejos de evadirte, de generar efusividad y unos momentos de claridad, se alían con mi lado mas oscuro para ennegrecerlo  aún mas.

*¿Qué hacer?,  pregunta con respuesta tan incierta como absurda, pues ante la misma situación lo que podría ser valido para unos,  podría ser el precipicio para otros, siguiendo en  mi intento de imbuirme en la reacción individual ante situaciones que afectan directamente en nuestro comportamiento, lo racional seria seguir una pauta de estudio,  basada en una conducta de  muestreo adaptado a un grupo de individuos de ambos sexos, que intrínsecamente en el mismo habitad terminen padeciendo la misma situación de desconcierto.

*Convencido de esta conclusión, después de recavar datos suficientes para idealizar un comportamiento homogéneo y convergente en  un mismo caso, me encuentro con la doliente realidad de que los convencionalismos adaptados en seres vivos no son validos, pues la reacción individual de cada uno de nosotros esta llena de alternativas, que son variantes, segundo a segundo,  y que podrían converger en uno de ellos y separarse en el siguiente, ¿que queda de esto en el ultimo resultado?, una estupidez escrita con cariño, o quizás un cariño que alguien pague con una sandez.

*Bueno, “ser” ingobernable y misterioso, si eres capaz, de percibir entre líneas, creo haber dado respuesta con “desahogo” a tus inquietantes preguntas, sobre mi frustración y mis delirios.

*Lo de tu “Santísima” “voluntad”, podría ser, pudiendo poder, ¡y no! 

¿O si? ¡Pues eso!